jueves, 16 de febrero de 2017

Reunión de la Comisión Nacional de los días 4 y 5 de febrero

El pasado fin de semana 4-5, la Comisión Nacional nos hemos encontrado para dar continuidad a las diversas acciones que venimos trabajando desde la última Asamblea.
Fueron dos días enriquecedores y productivos, que nos han permitido tomar conciencia del trabajo realizado en este año y medio que llevamos de andadura juntos, y proyectar los próximos encuentros.
El sábado estuvimos haciendo balance del camino transitado: Enfoques desde los que nos movemos, modificaciones que hemos de hacer en nuestros planteamientos para que sea más provechoso nuestro trabajo, y validación de  los aspectos que vemos más positivos y que más han aportado al Movimiento.
También el mismo sábado, por la tarde, tuvimos ocasión de analizar nuestras respectivas realidades para poder aterrizar local y particularmente las propuestas concretas, y poder impulsar el Movimiento. Compartimos y dialogamos sobre las distintas actividades que convocaremos y apoyaremos (¡esperamos que puedan realizarse todas!) para el verano:
  • Jornadas de Convocatoria e Iniciación (con la novedad de que estrenamos casa en Garganta de los Montes, en Madrid).
  • Jornadas de Sensibilización Social para la etapa de Profundización.
Al acabar el trabajo de la tarde, nos unimos a un grupo de ACIT de Madrid para celebrar la Eucaristía y, posteriormente, cenamos con algunos de los miembros de A.J. en Madrid.

El domingo dimos un impulso a los próximos Encuentros a corto, medio y largo plazo (encuentro de Equipos de Pastoral Juvenil que, desde la Conferencia Episcopal Española, se convoca en Granada a finales de abril, y en el que participaremos algunos de nosotros; Encuentro Nacional del próximo mes de octubre), avanzando en su preparación y en la  organización de tareas y materiales. Incluso nos dio tiempo de analizar aspectos claves como los recursos y la comunicación.
Y con la vivencia y la certeza de que este proyecto merece la pena por todos y cada uno de vosotros, que disfrutáis de él, lo que nos anima a seguir trabajando por y para el Movimiento, nos fuimos con las pilas bien cargadas, hasta el siguiente encuentro los días 1 y 2 de abril.
Un fuerte abrazo,
La Comisión Nacional de A.J.

lunes, 30 de enero de 2017

“Acit Joven, una forma de ver la vida”



Encuentro formación AJ bachillerato de Andalucía

Nos convoca un lema: “Acit Joven, una forma de ver la vida”. Así nos encontramos el sábado a mediodía en la casa de Espiritualidad Villa de San Pedro (Málaga) 15 jóvenes de bachillerato de Córdoba (8 de 2º bachillerato), Málaga (4 de 1º y 1 de 2º) y Sevilla (2 de 2º), con muchas ganas de volver a vernos ya que la mayoría nos conocíamos de Jornadas y otros encuentros. Tras una breve presentación,  fuimos al Centro Almar y nos unimos a celebrar la Eucaristía con el resto de familia IT de Málaga, y de nuevo volvimos a la casa para comenzar de lleno con la dinámica. Para romper el hielo y hacer grupo, comenzamos con una breve presentación en círculo, en la cual no nos presentábamos a nosotros mismos, sino que destacábamos algo que conocíamos de otros compañeros.


Mª José Leal nos presenta qué es “La Lectura Creyente de la Realidad” y cómo vamos a tratar de renovar nuestra mirada desde el Evangelio para dejarnos mover por la presencia de Dios en nuestras vidas.
            
Comenzamos por VER. Cada uno fue presentando alguna situación concreta que había vivido de forma significativa, y posteriormente decidimos entre todos cuál era la que más se acercaba a nosotros. Elegimos una y se relató de forma más detenida tras lo que fuimos interviniendo el resto, porque nos habían pasado cosas similares y cada uno daba su punto de vista y detallando cómo se había vivido, tratando de afrontar y asimilar lo que la otra persona había pasado. Como todo iba por la misma línea sacamos una conclusión general de lo que se había contado pues todos habíamos hecho de nosotros los problemas.




Más tarde, fuimos a cenar al salón donde todos juntos compartimos la cena que cada ciudad había organizado, salimos muy contentos y renovados pues pensamos que es importante estar juntos en un simple hecho tan cotidiano y familiar. Para cerrar el día, y cuando las animadoras se habían acostado, nos quedamos charlando y poniéndonos al día ya que casi todos nos conocíamos de antes. 
            



Por la mañana nos despertamos sobre las 8:30h, fuimos al salón a preparar el desayuno y tomarlo juntos. Continuamos con la dinámica iniciada el día anterior con el JUZGAR y ACTUAR. Pensamos a través de pasajes de la Biblia, textos de la Institución Teresiana (escritos de San Pedro Poveda) y de Santa Teresa; tras reflexionarlos y rezarlos, elegimos las bienaventuranzas, una frase de Poveda y una una oración de San Francisco de Asís.
Adquirimos entre todos un compromiso de pertenencia a AJ, ya que todos sentíamos que muchas veces nuestros valores parecen “luchar” con los que arrastra a nuestro entorno.
“Vivir con libertad nuestro ser AJ, visibilizarlo a pesar de que con nuestros valores vamos a contracorriente. Vivir con coherencia, sin dejarnos llevar por lo que todo el mundo hace”.



Finalmente hicimos una evaluación del encuentro en la cual nos plantearon una serie de preguntas que íbamos compartiendo acerca de cómo nos había hecho pensar el encuentro, y entre los sentimientos más importantes salieron que había sido un fin de semana bonito, en el cual compartimos todo con ilusión y que nos había cambiado por dentro.
Para acabar el encuentro, recogimos las cosas, y nos bajamos a la playa y luego subimos a la casa, preparamos la última comida y tras esto nos despedimos.
Como comentarios finales:
A pesar de haber sido un encuentro corto, nos ha resultado muy significativo y lo agradecemos profundamente, ya que hemos podido reflexionar sobre nosotros mismos y poner situaciones cotidianas en manos de Dios. Valoramos mucho estos momentos porque, en nuestro día a día es difícil dedicar un tiempo personal para cada uno.
Ha sido una gran oportunidad para conocer gente nueva, otros jóvenes acit muy similares a nosotros, que queremos reservar espacio personal y de encuentro con Dios. Esperamos que se repita y sigamos creciendo juntos. A veces las prisas, los agobios, la pereza del “antes de ir”, la gente de nuestro entorno que nos frena… pero luego salimos reforzados y con ganas de “hacer Reino”.


Grupo de Bachillerato de Málaga
-->